Saturday, November 4, 2017

LA GULA Y LA HAMBRUNA


 Maduro come empanadas, mientras el pueblo busca su sustento en la basura.

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

El hombre de Miraflores se infla y engorda.
Nicolás Maduro, con su metro noventa de altura, ha sobresalido siempre en fotos, pero ahora se está poniendo cuadrado, con cintura de roble centenario y cara con papada que esconde el cuello.
Muchos se han preguntado cómo es que Maduro se ensancha tanto. 
La respuesta surgió de manera inesperada y se comprobó, ipso facto, que la gordura del mandatario se produce en razón proporcional a lo que come.
Maduro fue sorprendido -por su propio error- comiéndose una empanada por cadena nacional.
 La lamentable escena que vieron los venezolanos fue el presidente comiéndose un pastelillo de carne, ante un pueblo desesperado por la falta de alimentos, que busca en la basura algo de sustento.
Fue impactante ver al dictador sacar una empanada de la gaveta creyendo que estaba "en receso", fuera de cámara, y dar un mordisco -con el cual desapareció más de la mitad de lo que tenía en la mano- en plena cadena nacional.
-Te digo que me quedé con la boca abierta, dice Luisa, una caraqueña, quien aburrida, contemplaba la televisión en ese momento.
-La vaina más obscena que he visto en mucho tiempo, declara Marcos, un periodista opositor que vive en Maracaibo.
-Se ceba la barriga con lo que a todo el pueblo le falta, expresa Marta, una ama de casa que se angustia por dar algo de comer, diariamente, a su numerosa familia en Caracas.
-Al tirano lo cogieron con las manos en la masa.... (de una empanada), se burla Coromoto Sánchez desde Valencia
 -Por su cara (Maduro), no era la primera (empanada) que se metía entre pera y bigote, comenta Blanca Durán desde Ciudad Bolívar.
En doloroso contraste, recientemente salió un reportaje de niñas menores de 15 años que deben prostituirse en Venezuela por algo de comer. Las menores, que tienen edades entre 12 y 14 años, cobran a los turistas 1 dólar estadounidense o una arepa rellena.

No comments:

Post a Comment