Sunday, July 31, 2011

RAÚL CASTRO, 5 AÑOS EN EL PODER

Con su hermano en la retaguardia



castros_bror_230211w

Los Castro durante el VI Congreso del PCC. La Habana, 19 de abril de 2011.

Raúl Castro cumple este domingo cinco años en el poder, clamando contra el desorden y los incumplimientos que obstaculizan sus medidas para garantizar la supervivencia del régimen, y con su hermano en la retaguardia.

Hace unos días, ante su Consejo de Ministros, el general Castro volvió a criticar irregularidades, mala planificación y deficiencias y advirtió que jueces y fiscales tendrán un papel "determinante" en el castigo a las faltas que perjudican la economía, reporta EFE.

La "batalla económica" ha sido el empeño del general desde que tomó las riendas el 31 de julio de 2006 cuando su hermano Fidel, tras medio siglo en el poder, le delegó sus responsabilidades por una grave enfermedad.

En 2008 la Asamblea Nacional lo "eligió" formalmente presidente. Pero el traspaso no se completó hasta este año, cuando el Partido Comunista le designó primer secretario en sustitución de su hermano.

El VI Congreso también aprobó su plan de medidas para intentar poner a producir un país que importa cerca de un 80% de lo que consume.

Lo que la retórica oficial llama "actualización" económica supone una ampliación del trabajo por cuenta propia en sectores no estratégicos, destinada a absorber los más de un millón de empleados estatales que el Gobierno despedirá progresivamente.

También, la eliminación de subsidios y gratuidades, y un plan de entrega de tierras en usufructo que no acaba de dar los resultados deseados y busca aumentar la producción de alimentos, cuestión que Raúl Castro ha declarado de "seguridad nacional".

En las últimas semanas se han producido además anuncios de calado social como leyes para permitir la compraventa de viviendas y automóviles entre particulares.

En su primer quinquenio en el poder, Raúl Castro ha clamado además contra el inmovilismo y los dogmas que él mismo ayudó a su hermano a imponer, y ha llamado a desterrar la burocracia y la corrupción, que imperan desde hace décadas en la Isla debido a la desastrosa gestión del régimen.

El general ha intentado limpiar ministerios y empresas estatales, sustituyendo a altos cargos y enviando funcionarios a la cárcel. En 2009 fueron separados de sus puestos pesos pesados como el excanciller Felipe Pérez Roque y el exvicepresidente Carlos Lage.

Las medidas, "insuficientes y lentas"

Analistas citados por EFE coinciden que en el "quinquenio raulista" se ha introducido más racionalidad aunque los más críticos insisten en que sus medidas son "insuficientes" y "muy lentas".

El economista disidente Óscar Espinosa atribuyó esa lentitud a la resistencia de sectores conservadores y ortodoxos del régimen junto a la falta de audacia de los "reformistas".

"La sociedad cubana vive un poco más sosegada, con menos carga ideológica, pero el inmovilismo es muy grande, y las modificaciones son insuficientes y llegan tarde. Ha habido intentos, pero no grandes avances, quizás por las presiones del sector talibanesco y las dudas y vacilaciones del sector reformador que encabeza Raúl", opinó Espinosa Chepe en declaraciones, al diario La Vanguardia. "El sistema no se puede actualizar. Hay que terminar con él o comenzará un proceso de caos", añadió.

La activación de las medidas ha sido "lenta, tibia y parcial", consideró por su parte la bloguera Yoani Sánchez. El estilo de Gobierno de Raúl Castro es "menos personalista y más discreto, si bien ha aumentado la militarización del espacio físico y del aparato oficial", dijo al diario catalán.

Para Elizardo Sánchez Santacruz, la situación de los derechos civiles, políticos, económicos y culturales "ha empeorado" durante el mandato del general Castro.

Pese al proceso de excarcelaciones de presos políticos del último año, hay un aumento de la represión con un sistema de detenciones de corta duración contra opositores, dijo el veterano activista de derechos humanos, según EFE.

"La represión es ahora más silenciosa, pero no menos peligrosa", apuntó Yoani Sánchez.

En la calle, las reacciones ante las medidas "raulistas" oscilan entre la indiferencia, el escepticismo y tímidas esperanzas.

"Estamos esperanzados. No queremos ser ricos, solo tener un negocio para vivir honradamente y ofrecer calidad", dijo a EFE Niuris, dueña de un restaurante en el barrio habanero del Vedado.

Otros no ven muchas diferencias entre el periodo "fidelista" y el "raulista": "Raúl es Fidel, son iguales, piensan igual", declaró Amado, un trabajador de Ciego de Ávila.

"Raúl se preocupa más por la economía y por los detalles del país y Fidel se sigue ocupando de la política internacional. Eso es así, aunque no esté escrito en ningún lugar. Creo que las cosas siempre funcionaron así", opinó Alberto Luis, de 51 años y conductor de un "bicitaxi".

No comments:

Post a Comment